viernes, 19 de mayo de 2017

catalogos viejos





TODO TIEMPO PASADO FUE ANTERIOR -Les Luthiers-

Falta total de información instantánea y el papel como único soporte para cualquier foto o dato.
La malaria informativa no se limitaba al mundo automotor, sino también al mundo del diecast.


El precursor natural del mail y la internet fue el correo postal, gracias al cual pude completar mi colección de revista española Miniauto, pero mucho antes, me permitió acceder a otras fronteras.


En esos terribles años noventa, me dediqué a mandar cartas pidiendo catálogos a varios fabricantes.


Brumm, Model Best, Top Model, Solido, Vitesse con sus marcas Trofeu y Victory, Corgi y Bang colaboraron y alimentaron mi fantasía, algunas desinteresadamente y otras a cambio de un óvolo pagado anticipadamente.
Precisamente, les quería mostrar unos catálogos que encontré en una vieja caja que creía perdida,
una cápsula de tiempo cerrada en 1993.


Mirando los impresos, lo primero que sorprende es la presentación. 
Acostumbrados a la asepsia de la internet, el papel satinado o con otros efectos táctiles o visuales seduce y deleita los sentidos, es que su objetivo era precisamente seducir y vender.


Este Porsche en mayòlica es una obra de arte, merece enmarcarse, para ir directo un cuadro al lado de la vitrina.
El barrìl de abajo también es tentador, aunque algunos lectores puedan fantasear màs con el barril y su contenido que con los autitos.
En cualquier caso, las ilustraciones remiten a un gusto refinado, quizás recuerdo de otro tiempo.


Estas fotos son una invitación.
Uno ve estas imágenes, estas magnificas portadas con sabor artesanal, y no puede evitar el deseo de formar parte, estar del otro lado del papel, dentro de la foto.
Con la mayòlica, el barril o la lapicera de abajo.
Con otro tiempo, otro lugar, quizás con otra vida.
Eso es la deliciosa ilusión del marketing.



Arte.
Ellos creían que estaban vendiendo el autito,
yo creo que estaban vendiendo arte.


o quizás otra filosofía, otra forma de vivir.



Adentrándose màs allá de las tapas, se descubre todo un mundo de estrategias para mostrar y vender el producto.


LA ÚNICA VERDAD ES LA REALIDAD



La mayoría pone fotos del modelo real,
La diferencia està el fondo. Fotos de autos vintage, planos de autos o un fondo azul.



Si bien todos apuestan a la foto, a la hora de mostrar los modelos en proyecto, algunos ponen foto del modelo real y otros mandan un dibujo.


Noten los modelos aún no lanzados, dibujados de puño y letra.



LO BUENO, SI BREVE... DOS VECES BREVE

Párrafo aparte para Trofeu, una presentación muy ambiciosa.
Tapa de cartón, ilustración que remite a una textura distinta, nada que ver con la textura metálica que uno puede esperar de un catálogo de diecast.


Aparte de la originalidad y el buen gusto, señalo la poca cantidad de modelos en cada página, es decir que pagaban todo un catálogo para diez o doce modelos.


Pero miren qué fotos, cada foto era una modesta obra de arte!



LA CIUDAD DESCONOCIDA

Como curiosidad, les comparto este afiche.
Como saben, la marca Vitesse agrupaba otras marcas, cada una con temática diferente.
Onyx para los F1, Quartzo para los modelos de rally, Victory para los modelos guerreros, etc.
En este impreso se anuncia el sello "City" que debió incluir vehículos de servicio urbano, mostrando un par de fotografías, entre otros de un Peugeot 404 taxi.
Este Peugeot fue distribuido como Vitesse, luego como Ixo y finalmente en las enciclopedias de taxis,
pero nunca -que yo sepa- bajo el sello City;
quizás Antonio pueda aclarar esta situación.



SECRETOS Y MENTIRAS

Hojeando el catálogo de Top Model encontré la página de próximos lanzamientos.
Top Model es -o era- una empresa pequeña que tenìa pocos moldes y basaba su propuesta en una gran variedad de versiones. 
Afortunadamente, gran parte de los modelos son italianos y la tradición peninsular tiene Ferraris y Maseratis de todos los colores y versiones.
El coleccionista desprevenido tiende a pensar que todos los modelos refieren a versiones legítimas, hasta toparse con esta página.



Miren atentamente, cada foto alude a una versión distinta.
Ahora miren màs atentamente y vean que hay fotos repetidas,
fotos trucadas,
el auto mirando para el otro lado,
el número borrado...
Y eso que en esos años no existía el photoshop.



Tengo también catálogos de Brumm pero no los menciono porque son fácilmente descargables de la web, aunque hay que decir que también tienen una presentación impecable, con mucha información sobre los modelos.




That's All Folks!




Gaucho Mal
el indeclinable






18 comentarios:

  1. Esto de guardar los catálogos está muy bien por que nunca se sabe lo que puede pasar así uno sabe si sacaron un modelo o no.

    Pocos catálogos tengo yo pero alguno tengo

    Excelente biblioteca la que tenéis vos


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es interesante poder documentar el coleccionismo, siempre me interesa conocer la fecha de lanzamiento de los modelos, con los catàlogos es fàcil hacerlo.

      Eliminar
  2. Muy bueno!, que buenas fotos, la del barril es excelente!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ni loco pongo mis autitos sobre un barril lleno de tierra y/o grasa,
      ni siquiera para la foto

      Eliminar
  3. Que bién que los conservaste y gracias por compartirlos Gaucho.
    A mi tambien el del barril me encantó.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. otro borracho que se quiere llevar el barril a la casa
      asì anda el mundo

      Eliminar
  4. Ya se curraban los catalogos!
    La era internet esta matando el papel y los soportes impresos, catalogos, libros, revistas, periodicos, fotografia.
    Guardalos algun dia ( si no ya hoy) seran autenticas reliquias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. estamos en un tiempo de transiciòn en que el papel impreso està transformàndose en recuerdo.
      mi hijo de catorce años dice que prefiere leer un libro electrònico antes que uno de papel, aunque en realidad, al final no lee nada.
      es triste.

      Eliminar
  5. Alguna vez también me habré sumergido en el dulce tormento de un catálogo impreso . Tormento porque en tiempos pre-Internet (y pre-PayPal), era casi imposible que me reuniera con algún codiciado modelo.
    Me agrego a la lista de los choborras : deme el barril y quedesé con los autitos 'e porra .

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. usted tambièn quiere un barril?
      a què escala prefiere?

      Eliminar
  6. A los alemanes les encanta meter catálogos, cada vez que compro a alguna tienda de allí raro es que no venga uno o dos libritos que normalmente lo único que hacen es provocar mis ganas de conseguir todo lo que allí aparece!

    El único que no lo consigue es el folleto de Starline, me deben faltar muy pocos modelos de esa querida y extinguida marca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He tenido acceso alguna vez a un catàlogo de minichamps, era como mirar la enciclopedia britànica del autito.
      la vida es un catàlogo.

      Eliminar
  7. Qué buen tema, tengo algunos por ahí que como bien dice Antonio venían de "yapa" dentro de la caja con algún envío, pero nunca se me ocurrió escribirles a los fabricantes para solicitarlos, me tuviste con ese truco...
    Coincido en que el placer que generan esos catálogos en mano no lo suple ni por asomo una página web, no solo el papel, la textura y las fotos artísticas, sino también el olor! algo que jamás podrá darnos una pantalla, cuanto más viejo el libro, mayor aroma va tomando.
    Aunque no todas son rosas, tienen también sus desventajas, empezando por el lugar que ocupan, y el peso... no olvidemos que el papel es uno de los materiales con mayor peso específico.
    Sumemos a esto la falta de practicidad ante una búsqueda, hay que ir y revolver uno por uno hasta dar con lo que uno está procurando, en fin, así y todo siguen teniendo un encanto y una calidez irreemplazables que hace que uno los quiera y atesore. Cuidalos bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en mi caso el espacio no es tanto problema porque no tengo tantos.
      yo los atesoraba en un tiempo en que no tenìa fotos del modelo real, conocì muchos autos 1/1 gracias a esos catàlogos!
      de todos modos, hoy en dìa, es impensable salir a buscar un modelo sin un ìndice.

      Eliminar
  8. Si bien como coleccionista resulto más joven y ajeno a estos tiempos pretéritos, no siempre Internet fué así. Mi primer modelo de edad adulta coincide con las épocas de sinectis, AOL, fullzero... Aquellas doradas épocas de conexión por dial up.
    Recuerdo un viejo chiste que se había acuñado en aquellas épocas que decía que uno más que navegar en Internet naufragaba y era justamente la insuficiencia de contenido ya que no había crecido lo suficiente.

    Hoy, quien lo diría, Ud, varios de los que comentan e incluso su servidor somos creadores de contenido, nota a nota vamos tapando agujeros de aquel colador en el que se naufragaba.

    Los catálogos siguen al día de hoy, minichamps ofrece casi libros en papel ilustración de primera calidad para deleite de añosos coleccionistas que no se adaptan a las tecnologías vigentes (otrora "nuevas tecnlogias")

    Quizá un final digno de todo ese material sea un buen escaneado. Antes que el tiempo arruine el papel...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pensè en escanear, pero ya la internet està llena de catàlogos en PDF, prefiero tenerlos en papel pretèrito y original.
      me dejò pensando en eso de crear contenido...

      Eliminar
  9. Cualquier tiempo pasado fue mejor?? En algunas cosas si. Dicho de manera rotunda.

    Como bien dice Don Gaucho la asepsia de Internet comienza a ser una maldición para algunas cosas.

    En fin toca aguantar y resignarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dijo el filósofo argentino Marcos Mundstock, "todo tiempo pasado fue abterior".
      La única salida es rescatar lo bueno de estos tiempos, quizás por el lado de la tecnología.
      Por lo demás, hasta mi juventud quedó en el pasado y ya ni la recuerdo.
      Tiempos de mierda...

      Eliminar